sábado, 9 de diciembre de 2017

Un áureo de Quinto Cornificio, una de las más bellas monedas de la historia de Roma

áureo de Q. Cornificio anverso

El personaje Quinto Cornificio


Quinto Cornificio (o Cornuficio) era un senador romano de una familia noble pero de segunda línea. Se destacó gracias a sus dotes literarias y a su talento para los discursos, alcanzando gran fama como orador y poeta. No debe sorprendernos entonces su amistad con Catulo y Cicerón.

En la convulsionada época final de la República Romana, Cornificio tomó partido por el bando de César en la guerra civil contra Pompeyo (49-45 a.C.) y obtuvo algunos éxitos significativos combatiendo en la región de Iliria y, luego, en Oriente, en Cilicia y Siria. Como recompensa, César le concedió la posición sacerdotal de augur y lo designó pretor para el año 45 a.C.

Tras haberse desempeñado en la pretura, Cornificio fue designado por el senado para asumir la gobernación de África. A pesar de haber apoyado a César, tras su asesinato, Cornificio se mantuvo en el bando senatorial. En el 43 a.C., el Segundo Triunvirato, que incluía a Marco Antonio, lo proscribió y le dio su provincia a Tito Sexto. Cornuficio, se opuso, sin embargo, a los triunviros y fue derrotado en una batalla cerca de Utica en el 42 a.C. Murió abandonado por sus soldados, a los que en sus últimas palabras increpó afirmando que eran "liebres con casco".




El áureo del 43 a.C.


Para pagar a las tropas que había reunido para resistir a los triunviros, Cornificio hizo acuñar áureos y denarios de excepcional calidad artística, que sin duda se encuentran entre lo mejor del arte numismático romano.

El anverso porta la cabeza de Júpiter Amón. El retrato tiene un excelente acabado artístico que se evidencia en la cuidada representación de los más mínimos detalles de su barba. El gesto es serio y expresivo y tiene un aire realista poco habitual en las representaciones numismáticas.

En el reverso vemos, a su vez al mismo Q. Cornuficio parado a la izquierda, usando velo y sosteniendo el lituus en la mano derecha. Se trataba de los emblemas de su posición como augur. A su derecha, se encuentra la diosa Juno Sospita, con cuervo posado en el hombro izquierdo, sosteniendo lanza y escudo en la mano izquierda y coronando a Q. Cornuficio con la mano derecha con una corona de laureles. La leyenda Q.CORNVFICI.AVGVR.IMP puede traducirse como Quino Cornificio augur y general.

De un poeta como Cornificio no podía esperarse otra cosa que una moneda de gran belleza. En mi humilde opinión, una de las más hermosas de la historia de Roma.