domingo, 22 de octubre de 2017

Un hombre con una moneda romana – el retrato de un coleccionista del Renacimiento

Hans Memling Hombre con moneda romana
Hans Memling - "Hombre con moneda romana" - 1473

El exquisito retrato que puede verse sobre estas líneas fue pintado por uno de los mayores artistas flamencos del siglo XV, Hans Memling. Es uno de los testimonios más elocuentes de la nueva pasión por el coleccionismo de monedas antiguas que se desarrolló en Europa durante el Renacimiento.

La pintura


El pintor Hans Memling solía trabajar para una clientela variada, que iba desde instituciones religiosas hasta ricos burgueses. A fines del siglo XV, Brujas, la ciudad donde trabajaba el pintor nacido en Alemania, era un centro del comercio internacional. Los mercaderes que solían vivir y trabajar allí estaban ansiosos por ser inmortalizados gracias al pincel de un artista de talento. Era habitual que escogieran representarse con objetos que evidenciaran su estatus y sus gustos refinados. Lo nuevo en este caso es que el objeto elegido para ello sea una moneda romana.

En este retrato, la mirada del modelo está dirigida al espectador. Su expresión es casi soñadora, propia de una persona absorta en sí misma y aislada del mundo exterior. Totalmente en línea con la moda italiana de finales del siglo XV, el retratado está vestido con una túnica negra atada al cuello con un cordón. La moneda antigua en su mano izquierda lleva el busto del emperador romano Nerón. En la parte inferior, notamos dos hojas de laurel. Siguiendo los ejemplos de sus contemporáneos italianos, Memling llenó el fondo con un paisaje bucólico, en el que vemos algunos cisnes, un jinete y una palmera exótica.

Sestercio Nerón Hans Memling
Fragmento de la pintura que incluye la moneda representada

El retratado y su moneda


Durante mucho tiempo, la identidad del hombre retratado fue un enigma, pero el misterio hoy se considera resuelto. Algunos de los detalles en la pintura apuntan inequívocamente a Bernardo Bembo, un humanista y político veneciano que pasó un tiempo en Brujas entre los años 1472 y 1473 en una misión diplomática. 

Bernardo era un ferviente coleccionista de monedas y su emblema incluía hojas de laurel y una palmera. La presencia de esas plantas en el fondo del retrato sería una alusión a ello. Hoy es recordado, sobre todo, por ser el padre de Pietro Bembo, uno de los mayores humanistas y poetas italianos de la primera parte del siglo XVI.


Memling se esforzó por lograr una representación exacta de la moneda romana, lo que nos permite reconocerla como un sestercio del emperador Nerón. Es evidente el sentimiento de orgullo que en el retratado despierta su posesión. Como otros humanistas de la época, Bernardo sentía una verdadera pasión por las monedas antiguas. 

Su hijo Pietro Bembo afirma en una de sus cartas poseer un sestercio de Nerón ¿Será este mismo con el que se hizo retratar su padre?